¡ENTÉRESE! CAPTURAN AL GOBERNADOR MÁS CORRUPTO DE TODOS

0
475

Quien antes era el gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte, se encontraba prófugo de la justicia durante más de seis meses, y estaba siendo acusado de muchos delitos de corrupción, y por si fuese poco también lo estaban señalando de participar en el crimen organizado, fue arrestado el pásado sábado en la noche en Guatemala, así lo notifican las autoridades mexicanas.

El exgobernador fue detenido exactamente en el municipio guatemalteco de Panajachel, una localidad turística a unos 140 kilómetros al oeste de la capital, así lo afirmaron desde la Procuraduría General de la República en un comunicado. El país mexicano ya se encuentra trabajando en la solicitud de extradición por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, agregó.

Tras presentarse ante un juez de paz, Duarte fue trasladado en un coche patrulla escoltado por policías hasta el Centro de Privación de Libertad Matamoros, una prisión ubicada dentro de un destacamento militar en la capital guatemalteca, mientras espera a comparecer ante el juez que giró su orden de aprehensión con efecto de extradición.

En una breve conversación telefónica con The Associated Press, Duarte dijo “no tengo comentarios, nada”, sobre su detención o su estado de salud.

Duarte, de 43 años, gobernó Veracruz desde 2010 hasta el 12 de octubre de 2016, cuando dejó su cargo a menos de dos meses de concluir su mandato alegando que así podría atender las acusaciones de corrupción en su contra, pero poco después desapareció.

El veracruzano es el segundo exgobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto en ser detenido en menos de una semana.

Desde hace tres días, las autoridades guatemaltecas y mexicanas seguían de cerca la pista a Duarte, que fue arrestado en torno a las 20:00 horas en un hotel de Panajachel donde estaba en compañía de su esposa, indicó a la AP Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala. El exdirigente había recibido una llamada de la fiscalía mexicana que decía que estaba localizado y que saliera de la habitación para ser detenido por la policía, agregó.

Duarte salió de forma voluntaria, no iba armado y no se le incautó nada, apuntó el funcionario. La esposa de Javier Duarte no fue detenida ya que no había ninguna petición en su contra, informó Noriega.

Las autoridades guatemaltecas lo presentaron ante un juez, que lo informó sobre los cargos en su contra y decidió su traslado.

La detención de Duarte llega seis días después de la de Tomas Yarrington, exmandatario del PRI que gobernó el estado fronterizo de Tamaulipas entre 1999 y 2005 y llevaba prófugo de la justicia de México y Estados Unidos al menos desde 2012. Yarrington, arrestado en Italia el pasado domingo, está acusado de lavado de dinero, vínculos con el crimen organizado y narcotráfico.

César Duarte, exgobernador del estado fronterizo de Chihuahua, también del PRI y acusado de delitos de corrupción, continúa huido.

Aunque el caso de Yarrington era el más antiguo, el de Javier Duarte ha sido uno de los más sensibles para la opinión pública por el alto nivel de violencia que se vivió en Veracruz durante su gobierno, con miles de muertos, desaparecidos y decenas de fosas clandestinas, además de por la impunidad y la corrupción que reinó en la región.

Desde la emisión de una orden de captura en su contra, las autoridades mexicanas localizaron millones de dólares vinculados a Javier Duarte, congelaron un centenar de cuentas bancarias y revisaron propiedades y negocios vinculados con el veracruzano, quien se había jactado de no haber robado ni un peso de los fondos públicos. Al parecer, el exdirigente habría utilizado prestanombres y empresas fantasma para transferir recursos públicos para adquirir de bienes inmuebles tanto en México como en el extranjero, señalaron las autoridades.

“No tengo cuentas en el extranjero”, dijo antes de huir. “No tengo propiedades”.

El año pasado en el mes de octubre el partido político “Partido Revolucionario Institucional” expulsó a Javier Duarte y en noviembre la fiscalía federal ofreció una recompensa de 15 millones de pesos (730.000 dólares) por ofrecer información que les facilitara su captura.

Ayer mismo el PRI se comunicó y pidió “se sancione ejemplarmente” a Javier Duarte “así como a quienes se compruebe que hayan formado parte de su red delictiva”.

Fuente



Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta